• Suscribirse
  • RSS

Las claves para seguir el conflicto de David Villa con su ex-agente. Los contratos de representación

Por petición de muchos de vosotros, y coincidiendo con las noticias sobre la evolución de la demanda que el ex-agente de David Villa -José Luis Tamargo- ha interpuesto contra el jugador, hoy escribiremos sobre los contratos de representación entre los agentes y sus jugadores.

Según hemos podido ir siguiendo en la prensa (especialmente en Marca), José Luis Tamargo reclama 6mio € a David Villa en concepto de comisiones por su traspaso del Valencia al FC Barcelona, al considerar que fue él quien negoció para su entonces representado el contrato firmado este verano. Siempre según la demanda del agente, el jugador rescindió unilateralmente el contrato de representación firmado en mayo de 2003, firmando su pase al Barça sin contar con los servicios de Tamargo, y por tanto entendiendo el jugador que al agente no le correspondería remuneración alguna.

Para poder interpretar mejor el caso, y siempre en base a las informaciones publicadas en prensa, procedamos a repasar los principales elementos de los contratos de representación, según las directrices marcadas por la FIFA y por delegación, por la RFEF. A continuación encontrarás el contrato standard que propone la FIFA (también podrás descargarlo desde este link http://slidesha.re/aeLAiv).

Así, los principales elementos que deben tenerse en cuenta en un contrato de representación son los siguientes:

  1. Duración: La FIFA establece una duración máxima de 2 años. No obstante, y aunque el contrato de representación haya vencido, el agente tendrá derecho a percibir las comisiones sobre toda la duración del contrato negociado para el jugador, aunque vaya más allá del vencimiento del contrato de representación.
  2. Exclusividad: Los contratos de representación pueden ser exclusivos o no. Cuando son en régimen de exclusividad (que acostumbra a ser lo habitual), el jugador se obliga a utilizar al agente en todas las negociaciones de contratos laborales que se produzcan durante la vigencia del contrato. En caso de que el jugador, con contrato de representación en vigor, decida no respetar la exclusividad (esto es negociar un contrato utilizando los servicios de otro agente), el jugador deberá en cualquier caso remunerar su agente, aunque éste no hubiera participado en las negociaciones.
  3. Remuneración: El contrato debe especificar la remuneración que pagará el jugador a su agente por sus servicios, que en todo caso será un porcentaje de los ingresos fijos de los contratos negociados. El % más habitual es el 10%.

Otras cuestiones que se incluyen en los contratos hacen referencia a la confidencialidad de su contenido y también al hecho de que las partes se someten a la jurisdicción de la FIFA en caso de que surjan conflictos. En este sentido, y para tener cobertura de la legislación FIFA, debe depositarse una copia del contrato en la RFEF.

Volvamos pues al caso de la demanda de José Luis Tamargo contra su ex-representado, e intentemos responder las preguntas clave en el asunto.

  1. ¿Tenía José Luis Tamargo contrato de representación en vigor con David Villa en el momento de la firma del contrato con el Barça? Por mucho que Tamargo hubiera negociado con el Barça las condiciones de su entonces representado David Villa (como declara el agente en la demanda), si el contrato no se firmó durante la vigencia de dicha representación, Tamargo no tendría derecho a percibir cantidad ninguna.
  2. En caso de no tener contrato de representación en vigor, ¿cuál era el motivo? Si el contrato de representación hubiera simplemente vencido, no habría caso. Sí que lo habría si hubiera sido resuelto unilateralmente por el jugador sin que hubiera incumplimiento por parte del agente.
  3. ¿El contrato de representación estaba realmente firmado en mayo de 2003? En tal caso, no quedaría reconocido por la FIFA más allá de sus 2 primeros años de vigencia.
  4. ¿Era dicho contrato en régimen de exclusividad? Es de suponer que sí debería serlo. Si no lo fuera, no habría caso.

También podríamos preguntarnos por qué el agente presenta la demanda en un tribunal ordinario en lugar de hacerlo en la RFEF. Podría ocurrir que el contrato de representación no hubiera llegado a depositarse en esta última.

En todo caso, mucho me sorprendería que David Villa hubiera obviado un contrato en vigor con su agente en el momento de estampar su firma en el contrato con el Barça. Y en cualquier caso, y aunque Tamargo no acabe ganando la demanda, no creo que le hayan faltado ingresos por la representación de David Villa hasta su llegada al Barça… Espero no haberos aburrido con demasiados términos jurídicos, sport marketeers.

Temas relacionados:

Artículo Marca http://bit.ly/c3f56E

Post sobre el cálculo de las comisiones de estevecalzada.com http://bit.ly/c7UOxY

Be Sociable, Share!

5 Comments

No comments yet.

Leave a comment

* Datos Obligatorios

© Esteve Calzada, 2017
Powered by Global Net Sports