• Suscribirse
  • RSS

Agentes y clubes de fútbol, condenados a utilizar intermediarios

Seguramente muchos de vosotros estaréis de acuerdo en que la palabra “intermediario” se asocia normalmente en el mundo del fútbol a corruptelas, operaciones poco transparentes y mucho dinero ganado con poco trabajo. Hoy dedicaré el artículo a intentar romper ese convencimiento generalizado.

En efecto, la figura del intermediario aparece a menudo en las operaciones de traspaso de futbolistas, y en general se tiende a pensar que de manera innecesaria o malintencionada. Sin poder poner la mano en el fuego por nadie, veamos a continuación, con la descripción del trabajo de los agentes y de los clubes compradores/vendedores, que la intervención de los intermediarios acostumbra a aportar valor y es legítima.

Empezemos recordando que en una operación de traspaso concurren el club vendedor, el futbolista y el club comprador (ficha #1 http://slidesha.re/a1ybli).

En el más simple de los casos, sobretodo cuando se trata de operaciones entre equipos importantes, sólo interviene el agente del jugador (en nombre y representación de éste). Sería por ejemplo el caso del reciente traspaso de Afellay al Barça, donde seguramente Barça y PSV Eindhoven han hablado directamente sin intermediarios (excepto el agente del jugador, Rob Jansen).

Pero puede darse la circunstancia de que el club comprador, el club vendedor o el propio agente del jugador decidan utilizar los servicios de intermediarios, que pueden facilitar el acceso a contactos no disponibles a cambio de una contraprestación económica. Dichos intermediarios no deben ser necesariamente agentes FIFA, tan solo pactar las condiciones de remuneración con la parte de la operación que decida contratarles (ficha #2 http://slidesha.re/cTzR9V).

En efecto, en algunos casos, el club vendedor puede utilizar intermediarios en busca de discreción, o simplemente en busca de más ofertas que las que pueda encontrar el agente del jugador. Éste último no siempre tiene los contactos necesarios o los mismos intereses que el club.

También puede utilizar un intermediario el club comprador, también en busca de discreción o, simplemente para ocultar su identidad -cuando se trata de un club grande- y buscando evitar que el precio solicitado se vea inflacionado. También pueden necesitarse intermediarios cuando hay grandes diferencias de tamaño, distancia, idioma o culturales entre el club comprador y el vendedor (por ejemplo, para contratar un jugador en Rusia).

De todos modos, hoy en día es poco habitual que en un traspaso entre grandes clubs figure algún intermediario que no sea el agente del jugador, ya que todos los grandes dirigentes se conocen (coinciden en UEFA, Club Forum, etc.) y pueden negociar directamente.

Por norma general, tienden a utilizar intermediarios los clubes medianos o pequeños que no pueden permitirse costear una estructura fija que realice estas funciones, de modo que prefieren pagar un coste variable sólo cuando se completan las operaciones de traspaso.

Finalmente, tengamos en cuenta que en muchos casos el agente del jugador recurre también a los servicios de los intermediarios, por no disponer de los contactos necesarios en los clubs objetivo (ficha #3 http://slidesha.re/bpeRlA).

Así, es habitual que los agentes se asocien entre ellos o utilicen puntualmente los servicios de intermediarios, teniendo en cuenta que las tareas de los agentes son variadas y requieren de contactos y habilidades diferentes. Como vemos en la ficha, la labor del agente incluye 3 tipos de tareas muy diferenciadas en su labor diaria. De entrada, la labor de captación, que requiere conocimientos técnicos, visionado de partidos y acceso a información sobre los jugadores que pueden destacar. En la labor de captación se pueden también utilizar intermediarios que puedan facilitar precisamente dicha información. A continuación tenemos la labor de representación propiamente dicha, que es la que corresponde al agente y que no tiene sentido delegar. Y finalmente, y aquí es donde es más habitual la utilización de intermediarios, está la labor de “comercialización”, a la hora de buscar equipo para el jugador representado. Los intermediarios ayudan a menudo a los agentes a acceder a determinadas personas que no conocen, o también a conseguir hablar con un mayor número de clubs en un menor período de tiempo.

Queda claro que siempre existen excepciones y abusos, pero hoy quiero romper una lanza en favor de aquellos intermediarios que, de manera legítima, ponen en contacto dos partes que no se conocían previamente, y tienen por ello derecho a una remuneración, tal como ocurre en muchas otras industrias.

La próxima semana os escribiré desde Rio de Janeiro sobre el fútbol brasileiro. Até logo, sport marketeers!

Be Sociable, Share!

3 Comments

No comments yet.

Leave a comment

* Datos Obligatorios

© Esteve Calzada, 2017
Powered by Global Net Sports